Vaiejí – 5778

Reconciliación y sanación

Génesis 47:28-50:26

Muchos judíos se sorprenden al saber que una oración para el lecho del enfermo, conocida como el Vidui, es parte de la tradición judía. Esta oración pide a Dios por la curación; sin embargo, se reconoce la posibilidad de que la muerte puede estar cerca. La oración también pide perdón por transgresiones o malas acciones del pasado.

Esta oración no es vista como de mal augurio. De hecho, se nos enseña que “la mayoría de los que dijeron que el Vidui no murió, y muchos que no lo han dicho murieron. Muchos de los que están caminando por las calles recitaron el Vidui …
“Así, una oración por la sanación y el perdón, acompañada de la comprensión de que nuestro
destino está en última instancia en manos de Dios, es algo que no tiene por qué ser reservado para los momentos finales de la vida. Más bien, el perdón y la reconciliación deben ser parte de nuestras vidas todos los días.

Sin embargo, como la porción de la Torá de esta semana nos muestra, viejas heridas y miedos pueden estar latentes bajo la superficie durante décadas.
Leemos que después de que el patriarca Jacob muere, sus hijos quedan asustados de su hermano José. Hacía años que los hermanos habían viajado a Egipto para comprar comida durante una época de hambruna. y entonces ellos hicieron un pedido a la segunda persona de mayor autoridad en Egipto. No se dieron cuenta que aquella persona ilustre era su hermano José, a quien habían vendido como esclavo veintidós años antes. Finalmente, cuando José se da a conocer ellos quedan en estado de shock,y luego asustados. Seguramente José ahora les retribuya por el terrible trato que tuvo por parte de ellos!

Pero José sólo tiene palabras de consuelo para ellos, asegurándoles que no les guarda rencor alguno. Él se da cuenta de que al final fue Dios, y no los hermanos, quien lo envió a Egipto. Él exhorta a sus hermanos a traer a su padre y toda su familia a Egipto, a vivir en paz con él allí. Pero ahora, después de vivir juntos durante diecisiete años, su padre Jacob ha muerto. Los hijos con miedo preguntan si José verdaderamente los ha perdonado por su duro trato hacia él
décadas antes. Tal vez ahora que su padre ha muerto, José finalmente exija su venganza.
Cuando José se entera de su miedo, llora. Sus lágrimas son las de compasión al darse cuenta del dolor y la incertidumbre que sus hermanos debieron haber albergado durante todos esos años.

Nosotros también sentimos compasión por los hermanos. ¡Qué lástima que por tanto tiempo nunca le hablaron a José de su miedo. ¡Qué lástima que ellos vivieron con el miedo, en lugar de hacer frente a la situación directamente. Afortunadamente, José fue capaz de tranquilizarlos y finalmente quedaron plenamente reconciliados. Ellos vivieron sus últimos días en paz unos con otros.

Cuando estamos enfermos, pensamientos acerca de nuestra mortalidad suelen pasar por nuestra cabeza. El Vidui es una oración de esperanza y reconciliación, que nos recuerda la necesidad de hacer las paces con los que hemos lastimado, perdonar y pedir perdón.
La enfermedad a menudo puede ser una ocasión de introspección y revisión del pasado. ¿Hay personas con las que ha llegado la hora de hacer las paces? ¿Hay situaciones que pueden ser revisadas, para que la reconciliación pueda tener lugar en esta vida?

Rabbi Helen Cohn
© Bay Area Jewish Healing Center
Trad. y adaptación. Rabino Daniel Kripper

Fuente: http://www.jai.com.uy/?Q=articulo&ID=4483