Pinjas – 5777

En un relato del talmud Rav Huna y Rav Jisda estaban sentados en un lugar y cerca de ellos pasó un hombre llamado Gneiva. Este hombre era una persona especial por su conducta.

Por un lado sabía mucho, era un Talmid Jajam, un estudioso de la Torá. Pero por otro lado, en las relaciones humanas en todo los que tiene que ver con los vínculos entre el ser humano y su prójimo, era inconsistente. Muy peleador, siempre separando y estableciendo discordia entre las personas.

Hoy en día lo definiríamos como una persona con una sólida inteligencia intelectual y débil o escasa inteligencia emocional.

Entonces uno de los sabios le dijo al otro, pongámonos de pie y demos a Gneiva el honor que se merece, es un Talmid Jajam. El otro le respondió: ¿por qué nos vamos a poner de pie y respetar a alguien que siempre pelea y provoca separaciones entre las personas?

Mientras los sabios conversaban esto, Gneiva, se acercó y les preguntó ¿Que están hablando?

Entonces le respondieron que el tema era rujot , los vientos. Entonces Gneiva comenzó a compartir con ellos todos sus conocimientos sobre los vientos

Pero, ¿que quisieron decirle los sabios al decir los vientos? ¿Hablaban concretamente de los vientos? ¿O sutilmente se refirieron al ruaj, al espíritu de la persona?

Ellos conocían bien la enseñanza:

“Aquel que es placentero para los hombres (cuyo espíritu), lo es para Dios también; pero aquel que no es agradable (cuyo espíritu no es) para los hombres tampoco lo es para Dios”. Avot 3

כל שרוח הבריות נוחה הימנו, רוח המקום נוחה הימנו וכל שאין רוח הבריות הימנו, אין רוח המקום נוחה הימנו.

Este tema, el del espíritu también aparece en parashat Pinjas, cuando Moshé rezó por un líder, se dirigió a Dios diciendo:

12 Y le dijo Adonai a Moisés: Sube a este monte Abarim, y verás la tierra que he dado a los hijos de Israel. 13 Y después que la hayas visto, tú también serás reunido a tu pueblo, como fue reunido tu hermano Aarón. 14 Pues fuisteis rebeldes a mi mandato en el desierto de Zin, en la rencilla de la congregación, no santificándome en las aguas a ojos de ellos. Estas son las aguas de la rencilla de Cadesh en el desierto de Zin. 15 Entonces respondió Moisés a Adonai, diciendo:16 Ponga Adonai, Dios de los espíritus de toda carne, un varón sobre la congregación, 17 que salga delante de ellos y que entre delante de ellos, que los saque y los introduzca, para que la congregación de Adonai no sea como ovejas sin pastor. 18 Y Adonai dijo a Moisés: Toma a Josué hijo de Nun, varón en el cual hay espíritu, y pondrás tu mano sobre él; 19 y lo pondrás delante del sacerdote Eleazar, y delante de toda la congregación; y le darás el cargo en presencia de ellos.20 Y pondrás de tu dignidad sobre él, para que toda la congregación de los hijos de Israel le obedezca. 21 El se pondrá delante del sacerdote Eleazar, y le consultará por el juicio del Urim delante de Adonai; por el dicho de él saldrán, y por el dicho de él entrarán, él y todos los hijos de Israel con él, y toda la congregación. 22 Y Moisés hizo como Adonai le había mandado, pues tomó a Josué y lo puso delante del sacerdote Eleazar, y de toda la congregación; 23 y puso sobre él sus manos, y le dio el cargo como Adonai había mandado por mano de Moisés. Números 27

¿Por qué Moshé eligió utilizar el término rujot a la hora de rezar a Dios pidiéndole un líder para Israel?

Expresó: elige un líder que pueda tener ambas cualidades, ser agradable a Dios por el estudio y la sabiduría y por ser agradable a las personas con su acercamiento, su talento para unir y conciliar, cuidar y construir.

Rashi explica que Moshé le dijo a Dios, vos conoces lo que cada uno piensa y siente y no hay nadie igual a otro o parecido. Designa un líder capaz de soportar las diferencias, a cada uno con su opinión. Por eso rujot, un líder con la capacidad de comprender la espiritualidad de cada persona.

Shabat Shalom uMevoraj!