La comunidad judía de Palermo

Parashat Kedoshim

KEDOSHIM – LA REGLA DE ORO KASHER

Por Rabbi Matthew Berkowitz

A menudo se hacen dos grandes preguntas en nuestra comunidad: ¿Cuál es nuestra obligación para con los demás judíos? ¿Cuáles son nuestras responsabilidades para con el mundo en general? Parashat Kedoshim busca brindar una respuesta a estas preguntas para enseñar cuál es quizás la lección más famosa de la Torá, “v’ahavta l’reaja k’moja” (amarás a tu prójimo como a ti mismo; Lev. 19:18). Es la Regla de Oro, una enseñanza simple pero compleja. ¿Cómo vamos a entenderlo?

Los comentaristas, curiosamente, hacen lo que pueden para limitar el alcance de esta enseñanza. Rashbam, el nieto de Rashi, por ejemplo, comenta, «im tov hu aval lo im hu rasha», es decir, si tu vecino es bueno y decente, debes amarlo como a ti mismo; pero si él es obstinado, entonces no. Ramban (Nahmanides) escribe un largo ensayo sobre esta mitzvá en el que explica que no puede ser que la intención de la Torá sea que ames a tu prójimo como a ti mismo. Más bien, explica que un humano debe desear lo mejor a su compañero o amigo. No significa realmente amor en el sentido más profundo. Y luego están los de hoy que argumentan que la intención del versículo es amar solo a los demás judíos. Cada una de estas respuestas parece tener un alcance limitado y carece de expansividad y generosidad de espíritu.

El rabino Abraham Isaac Kook, uno de los primeros rabinos principales de Israel, enseña: «El amor por Israel implica amor por toda la humanidad». Una fuente poco probable para este mensaje proviene de otra parte del libro de Levítico que trata sobre las leyes de kashrut (Lev. 11:19). Una de las aves consideradas no kasher por la Torá es un ave llamada jasidá (la cigüeña). Rashi explica, basado en el Talmud, que se llama jasidá porque esta demuestra Jesed (justicia, piedad) con sus compañeros pájaros alimentándolos. Ochocientos años más tarde, el Kotzker Rebbe preguntó: «Si la jasidá es amable con sus semejantes, ¿por qué es no Kasher?» Su respuesta: «Para ser kasher, tienes que ser amable no solo con tu propia especie sino con todos». Eso, creo, es la peshat o interpretación literal de nuestro versículo de la Torá.

Shabat shalom!

Fuente: http://www.jtsa.edu/the-kosher-golden-ruleTraducción y adaptación: Nora J. Kors de Sapoznicoff