La comunidad judía de Palermo

Parashat Bereshit

Bereshit – Dominio = Armonía

Por  Rabbi Matthew Berkowitz

En este próximo Shabat, volvemos al comienzo de la Torá con Parashat Bereishit. El ciclo narrativo del calendario judío encaja bien con la renovación espiritual celebrada en esta temporada. Habiendo conmemorado a Rosh Hashaná (el comienzo del nuevo año y la celebración del Reinado de Dios), Iom Kipur (el Día de la Expiación) y Sukot (la final de las tres fiestas de peregrinación), comenzamos completos y frescos. Y parte de este comienzo es leer Torá de nuevo: descubrir nuevos mensajes a través de nuevas lentes. Parashat Bereishit nos ubica una vez más en el Jardín del Edén, un paraíso de plenitud y equilibrio ideal: “Desde el suelo, el Señor hizo crecer cada árbol que era agradable a la vista y bueno para la comida, con el árbol de la vida en el medio del jardín y el árbol del conocimiento del bien y del mal ” (Gen. 2: 9). Sin embargo, solo unos pocos versos antes, los humanos son bendecidos por su Creador y les dice: “Sean fecundos y multiplíquense, llenen la tierra y domínenla” (Génesis 1:28). ¿Cómo debemos entender esta noción de “dominar” o “conquistar” la tierra?

El profesor Ze’ev Falk (z “l), que enseñó en la Universidad Hebrea de Jerusalém y en el Instituto Schechter de Estudios Judíos, señala que esta frase de” dominarla “no se repite en la bendición que se le dio a Noaj después de la destrucción del mundo. Dios repite la misma bendición de Génesis 1:28, pero la omisión es deslumbrante: “Dios bendijo a Noé y a sus hijos diciéndoles: “Sean fecundos y multiplíquense y llenen la tierra” (Gen. 9: 1). ¿Por qué el abandono del “dominio”? El profesor Falk explica que la noción de dominio era un ideal por el cual los primeros humanos fueron bendecidos en el Jardín del Edén. Una vez que pervirtieron sus caminos y arruinaron la tierra “este mérito no categórico fue despojado de ellos”. Falk continúa escribiendo: “La ecología nos enseña hoy que la libertad del hombre sobre la tierra está limitada y, por lo tanto, este concepto de dominio ya no es más sostenible ” (Divrei Torah Ad Tumam, 4). En un mundo posterior al Edén, debemos aprender a reconocer los límites de nuestro poder, abrazando una dosis saludable de humildad.

De manera interesante, Falk también señala que la siguiente vez que la idea de dominio aparece en la Torá, es en el contexto de la conquista israelita de la Tierra de Israel. Él escribe sensiblemente que al llegar a la Tierra de Israel, los israelitas regresan a un estado especial de adam ha-rishon, el primer ser humano. Morar en la tierra implica someterse a condiciones especiales. Falk menciona: “Cuidar al extraño, aceptar a un sirviente que solicita refugio, estar atento a no contaminar la tierra, no destruir árboles y reconocer los derechos de los amonitas, moabitas, edomitas y quizás otros que habitan en la tierra”. Claramente, la lectura de “dominio” del Profesor Falk nos alienta a todos a imaginar y aspirar a un ideal de armonía en nuestra relación entre nosotros y la tierra (ecología) y entre nosotros y el Otro (buscar la paz y perseguirla).

Que este año que viene sea uno de dominio constructivo, mientras conquistamos los impulsos derrochadores y la indiferencia en el camino hacia la construcción de un Israel mejor y un mundo mejor.

 

Fuente: Bereishit – Mastery=Harmony. By Matthew Berkowitz, Publicado el  22 de septiembre de 2013 / 5774. http://www.jtsa.edu/mastery-harmony

Traducción: Nora J. Kors de Sapoznicoff