Noaj – 5777

Una vez finalizado el diluvio Noaj quiso tener la certeza de que las aguas habían bajado para permitir a los integrantes del arca salir y pisar nuevamente tierra firme.

Primero envió un cuervo y después una paloma, que regreso la segunda vez con una hojita de olivo en su pico.

Y reposó el arca en el mes séptimo, a los diecisiete días del mes, sobre los montes de Ararat.Y las aguas fueron decreciendo hasta el mes décimo; en el décimo, al primero del mes, se descubrieron las cimas de los montes.Sucedió que al cabo de cuarenta días abrió Noé la ventana del arca que había hecho,y envió un cuervo, el cual salió, y estuvo yendo y volviendo hasta que las aguas se secaron sobre la tierra.Envió también de sí una paloma, para ver si las aguas se habían retirado de sobre la faz de la tierra.Y no halló la paloma donde sentar la planta de su pie, y volvió a él al arca, porque las aguas estaban aún sobre la faz de toda la tierra. Entonces él extendió su mano, y tomándola, la hizo entrar consigo en el arca. 10 Esperó aún otros siete días, y volvió a enviar la paloma fuera del arca. 11 Y la paloma volvió a él a la hora de la tarde; y he aquí que traía una hoja de olivo en el pico; y entendió Noé que las aguas se habían retirado de sobre la tierra. 12 Y esperó aún otros siete días, y envió la paloma, la cual no volvió ya más a él. 13 Y sucedió que en el año seiscientos uno de Noé, en el mes primero, el día primero del mes, las aguas se secaron sobre la tierra; y quitó Noé la cubierta del arca, y miró, y he aquí que la faz de la tierra estaba seca. 14 Y en el mes segundo, a los veintisiete días del mes, se secó la tierra”. (Génesis 8)

Sin duda la paloma con la ramita de olivo en el pico se transformó en la cultura universal en símbolo de la paz.

Las características especiales de la paloma son quizás las que la llevaron a ser la elegida para anunciar la apertura del arca y el mensaje de regresar a la tranquilidad y la paz.

Algunos exégetas clásicos explicaron que la paloma tiene ese instinto: volver hacia la rama. Y por eso los reyes solían criar palomas y enviarlas a sitios lejanos con mensajes atados a sus alas, para recibir del mismo modo la respuesta.

Otros como Rashi no perciben en el texto de la Torá una misión, una función o tarea para cumplir. Para él la paloma fue liberada, sin esperar que regrese o traiga algún mensaje, simplemente enviada para gozar de libertad.

Yo creo que la paloma y su mensaje incluyen ambas alternativas.

Noaj envió a las aves para inspeccionar la tierra, su estado para salir al mundo, probablemente porque quiso saber cuánto faltaba para regresar a una vida “normal “es decir, sin la salvación especial y el cuidado que implicaba estar en el arca, y por eso envió a quien regresa con alguna respuesta, pero necesita volar y sentir libertad.

Si bien Noaj esperó la orden de Dios para salir del arca y regresar a la tierra, con su acción nos dejó un mansaje importante.

Los seres humanos tenemos expectativas, aspiraciones, anhelos e ilusiones y hacemos lo posible para influir con nuestras acciones para lograr aquello que soñamos y deseamos.

Shabat Shalom uMevoraj!