Haftarat Bo: Jeremías 46, 13-28

Blog Topic: 

Por Rabina Judy Nowominski

 

Este texto es una de las primeras profecías del profeta Jeremías dirigidas a todos los pueblos y no solamente a Israel:

"Palabra de Adonai que vino a jeremías el profeta respecto de las naciones" (Jeremías 46, 1)

Si bien encontramos en otros profetas como Isaías, Amos y Ezequiel profecías universales esta de Jeremías es particular ya que desde un comienzo de su misión le fue encomendado profetizar para las naciones.

"Y vino a mí la palabra de Adonai diciendo: Antes de que te formara en el vientre Yo te conocía. Y antes de que Tú salieras del seno materno te santifiqué y te consagré profeta para las naciones"(Jeremías1, 4-5)

Aquí se expresa claramente que Adonai, Dios de Israel es el Dios de todos los pueblos y sus profetas sus enviados para transmitir su mensaje a todos las naciones de todas las tierras.

Quizás esta es la razón de la elección d esta haftará para esta sección de la torá.

Parashat Bo determina un giro en la historia, Israel que era un pueblo que vivía en medio de otro pueblo, comienza a independizarse y a trazar su propio rumbo y recorrido en la historia.

Y si pensamos que ahora la profecía sería solo a Israel que vivirá apartado, viene la haftará y nos anuncia que Dios continuará enviando sus mensajes a todas las naciones y no solo a Israel porque es el Dios de todas las naciones.

Los últimos versículos hacen hincapié también en que dentro de las profecías universales, Israel tiene su lugar particular y especial. Probablemente para tranquilizar a la generación de la destrucción (la de Jeremías) y como preludio a la dispersión futura de Israel entre las naciones.

"No temas, oh Jacob siervo Mio, dice Adonai, porque soy contigo, y porque haré que terminen todas las naciones adonde te he llevado, pero no haré que termines tú y te corregiré mas no te destruiré" (Jeremías 26, 28)