La comunidad judía de Palermo

La Hagadá de Pesaj

Cuando pensamos en la noche del Seder de Pesaj, nos imaginamos una familia sentada alrededor de la mesa leyendo la Hagadá. El nombre “Hagadá” proviene del verbo hebreo להגיד –lehaguid- , que significa “decir, narrar”. Así, con la lectura del relato de la salida de Egipto a los niños, los padres cumplen con el precepto bíblico de la transmisión: vehigadeta lebinjá, y narrarás a tu hijo… (Shemot, 13 – 8).

Pero la Hagadá es mucho más que un “libro de relatos”. En cierto modo, se asemeja al programa que se entrega al ingresar al teatro, pues detalla, paso por paso, el procedimiento a seguir en la noche del Seder. La Hagadá también contiene brajot, textos de la Torá, de la Mishná, de los Midrashím y poemas escritos en distintas épocas.

Las Hagadot se conocen desde antes de la invención de la imprenta. Se estima que su desarrollo comenzó en la época de los Jashmonaim (siglos II y I a.e..C), y su consolidación como libro, independiente del Sidur, fue en el siglo XIII.

Como sabemos, en la antigüedad los libros eran objetos muy poco frecuentes, por lo trabajoso y costoso que resultaba escribirlos a mano. Es por eso que solo las familias ricas solían poseer libros. Sin embargo, toda familia judía procuraba tener al menos una Hagadá para el Seder de Pesaj – hagadot por cierto sin ilustraciones, ya que solo los más pudientes podían permitirse semejante lujo….

Hoy en día se conocen más de doscientas Hagadot manuscritas; entre ellas, encontramos la de Sarajevo (siglo XIII), la “Hagadá Dorada” de Barcelona y la Hagadat “Rashei Hatziporim”, “Cabezas de pájaros” (siglo XIV).

La primera Hagadá impresa fue la de Praga, del año 1526. Desde entonces, miles de Hagadot han sido publicadas en ivrit y en otros idiomas. Muchas incluyen textos agregados – originales o extraídos de diversas fuentes – que expresan el sentir y el pensar de quienes los evocan. Y en particular, llama la atención la enorme variedad de estilos y diseños que presentan.

Ninguna pieza de la tradición hebrea ha sido tan adornada y embellecida como la Hagadá; ninguna otra creación del acervo judaico ha despertado la imaginación y el arte pictórico, como la Hagadá.

Fuente: http://bama.org.ar/sitio2014/sites/default/files/_archivos/merkaz/Jomer_on_line/pesaj_hagada_cast.pdf